Download Contra el viento del norte by Daniel Glattauer PDF

By Daniel Glattauer

Leo Leike gets a message from an unknown girl named Emmi. although it was once despatched to him by way of mistake, Leo, an informed and courteous guy, solutions. Attracted through his reaction, she writes to him back, and as soon as their discussion starts, it's only a questio

Show description

Read or Download Contra el viento del norte PDF

Best literatura y ficcion books

Asesinato en el campo de golf

Hastings, el fiel amigo de Poirot, es el narrador de esta historia compleja y llena de sorpresas. Poirot recibe una carta de Francia, con una petición de ayuda: el Sr. Renauld teme que su vida corra peligro, sin dejar claros los detalles de los angeles situación y pide a Poirot que lo visite para investigar los acontecimientos.

Extra resources for Contra el viento del norte

Sample text

Bueno, soy diez veces más borracho que asceta, lo soy diez veces más y veinte veces más a menudo. , ella, por ejemplo, no bebía una gota de alcohol. No lo toleraba. Y lo que era peor: no toleraba ni una sola gota del alcohol que bebiera yo. ¿Entiendes? Ésas son las cosas por las que una pareja empieza a vivir emocionalmente enfrentada. Para beber siempre hacen falta dos, o ninguno. Bueno, como queda dicho: es una verdadera lástima no haber podido aceptar tu tentadora oferta de anoche. Por desgracia, volví a casa muy tarde.

Puedo pasar directamente al punto 4? Te equivocas si piensas que no tengo idea de quién eres. No obstante, debo admitir que no lo sé con certeza. Hay sólo tres posibilidades. Estoy convencido de que eres una de esas tres mujeres. ¿Te importa si en la numeración de la tipología empleo letras en lugar de números, para que esto no parezca una ceremonia de entrega de premios en el podio? Bien, éstas son mis candidatas a Rothner: a) El prototipo, la proto-Emmi. Estaba de pie en la barra, era la cuarta de la izquierda.

Y quién más? Cortadores de césped de jardines familiares, accionistas de cervecerías que coleccionan posavasos de cartón, portadores de valijas diplomáticas enfundados en americanas de primera comunión, clientes fijos de las tiendas de materiales para la construcción, cuyos dedos han mutado en llaves inglesas, y alumnos de una escuela de vuelo sin motor, con infantiles miradas soñadoras, o sea, perpetuos chiquillos. Pero ningún tipo carismático en varias millas a la redonda. , ¿lo perdí aquella fatal tarde de domingo en el café Huber?

Download PDF sample

Rated 4.54 of 5 – based on 16 votes