Download Claudio el dios y su esposa Mesalina by Robert Graves PDF

By Robert Graves

En el díptico que integran «Yo, Claudio» y CLAUDIO EL DIOS Y SU ESPOSA MESALINA, los angeles amplitud y los angeles profundidad de los conocimientos sobre l. a. Antigüedad clásica de ROBERT GRAVES (1895-1985) se conjugan con una prosa de enorme belleza a los angeles que da aliento una poderosa y viva imaginación, capaz de reconstruir toda los angeles grandeza y

Show description

Read Online or Download Claudio el dios y su esposa Mesalina PDF

Similar literatura y ficcion books

Asesinato en el campo de golf

Hastings, el fiel amigo de Poirot, es el narrador de esta historia compleja y llena de sorpresas. Poirot recibe una carta de Francia, con una petición de ayuda: el Sr. Renauld teme que su vida corra peligro, sin dejar claros los detalles de los angeles situación y pide a Poirot que lo visite para investigar los acontecimientos.

Additional info for Claudio el dios y su esposa Mesalina

Example text

Cypros, reina mía -dijo Herodes-, sobreviviremos a esta aventura como hemos sobrevivido a tantas otras, y viviremos juntos hasta alcanzar una vejez próspera y feliz. Y te hago mi solemne juramento de que todavía llegarás a reírte de mi hermana Herodías, antes de que haya terminado con ella y su esposo. –¡Esa horrible prostituta! – exclamó Cypros con verdadera indignación judía. Porque, como he dicho, Herodías no sólo había cometido incesto al casarse con su tío, sino que se había divorciado de él a fin de casarse con su otro tío Antipas, más rico y más poderoso.

Juro por su Santísimo Nombre -dijo Herodes-, y que mi esposa Cypros y mis hijos sean mis testigos, que en adelante lo honraré con toda mi alma y con todas mis fuerzas, y que amaré y protegeré constantemente a Su Pueblo. Si alguna vez blasfemo voluntariamente, por dureza de corazón, que los gusanos que se alimentaron de la carne viva de mi abuelo Herodes se alimenten también de la mía y me consuman totalmente. De modo que consiguió el préstamo. Como me dijo más tarde: -Habría jurado cualquier cosa en el mundo con tal de poner mi mano sobre el dinero.

Y lo que es más, jamás lo adquirirás. Lo sabes tan bien como yo. –¿Pero y el dinero? – preguntó Aristóbulo. –Si no es para Herodes, menos será para ti. Pero para evitar toda mala voluntad entre nosotros, pienso enviarlo de vuelta a Damasco. – Y lo hizo. Los de Damasco deben de haber pensado que estaba loco. Al cabo de un mes, Aristóbulo, que había dejado de ser visto con simpatía en Antioquía, decidió establecerse en Galilea, donde tenía una finca. Había sólo dos días de viaje de allí a Jerusalén, ciudad que le agradaba visitar en todos los importantes festivales judíos, ya que tenía más inclinaciones religiosas que el resto de su familia.

Download PDF sample

Rated 4.84 of 5 – based on 5 votes